Editorial

Cultura u odio en la Sala de la Cultura

Editorial

Genera mortificación, genera malestar e inquietud entre quienes pensamos que la sala o Casa de la Cultura debe ser un centro de esparcimiento y entretenimiento, pero lo que ha sucedido ayer, es increíblemente mortificante, un funcionario, una persona adulta creando zozobra, incentivando la violencia en plena casa cultural es mortificante, pues se trata de locales y centro de esparcimiento donde se debe conocer más de nuestra identidad, y parce que el gerente de cultura ha entendido todo lo contrario.
Existen personas que en su niñez han tenido traumas y seguramente han sufrido mucho de lo que significa violencia familiar e interna, seguramente en su infancia han tenido enorme problemas que los ha marcado de perpetuidad, para siempre, pero, lo que nos molesta es que su identidad haya sido perdida, entonces se las emprendan contra niños, contra chiquillos que deberían de tener un mejor ejemplo, pero lo que resulta es que su incapacidad de resolver dificultades hace que se las emprendan contra niños.
La soberbia, la violencia y la arbitrariedad parece ser el enorme entorno que encubre y cuida a Carlos Moscoso Perea, y entonces una condición para ser funcionario, para ser hombre o mujer de confianza es ser mucho más altanero o soberbio que el propio mandatario local, entonces vemos lo que vemos, niños golpeados, angustiados y sobre todo niños asombrados de la forma y manera de cómo se da y entrega cultura a quienes deberían de sentirse más cuidados, pero eso resulta mucho muy lejos de lo que pretenderíamos saber y entender.
Es una pena, lástima y sentimiento en contra de quienes no saben conducirse, en cuanto a la edad es simplemente un complemento, porque lo que vemos es inmadurez, algo de altanería que convive con quienes rodean a Carlos Moscoso, pues bajo estas mismas condiciones en otros países ya habrían sido eliminados de la gestión, pero aquí lo que se busca es gente que sepa saber abusar y “corregir” a los menores, siempre que este sea con golpes y agresiones físicas y gritos, porque esa es la manera de cómo lo han criado al gerente de cultura y entonces sólo hace una acción repetitiva que dice mucho de él.
Hay que ponerle un freno a este tipo de acciones por supuesto que si, es importante que se haga notar que la gestión no es de un puñado de agresores y de personas que tienen traumas, sino que pasen un análisis sicológico que les brinde una capacidad de emprender mejor sus labores, porque sino vamos a tener más de estos hechos y circunstancias que en verdad nos duele y mortifica. Como suele suceder en estos casos, los soberbios darán su brazo a torcer para decir lo siento, pero no para corregirse, esa es la realidad de este municipio cusqueño.

Comments

More in Editorial

3045f2bb1cc34bf0b8b1e376aca640dc

Vende al Estado y estarás en problemas

Rolan3 agosto, 2015
licona

Ya es tiempo de reaccionar en el Gobierno Regional Cusco

Rolan3 junio, 2015
win

¿Y dónde quedó el mérito que tanto pregonaba?

Rolan18 mayo, 2015
cusco

¿Intimidación a la información?

Rolan12 mayo, 2015
wiwn

Comenzó el frío, ¿y los planes Sr. Licona?.

Rolan4 mayo, 2015
PRESIDENTE REGIONAL

¿En qué momento se fregó el Cusco?

Rolan29 abril, 2015
wiwn

¿Con qué moral habla el Gobernador Regional?

Rolan27 abril, 2015
LOCAL UNSAAC TOMA

Otra “cortina de humo” de la gestión municipal

Rolan25 abril, 2015
consejo regional

Un blindaje al estilo fuji-montesinista

Rolan22 abril, 2015